30 alimentos con propiedades antibióticas

Por: El Correo del Sol 20.9.2013

Los antibióticos farmacéuticos están diseñados para matar diferentes familias de bacterias, pero a menudo no distinguen entre las perjudiciales y las beneficiosas. Pueden curar pero también dañan la flora que apoya la función inmunitaria. Como consecuencia, el consumo de antibióticos puede estar detrás de las infecciones de repetición y también de la aparición de bacterias resistentes que no responden a ningún medicamento. Lo adecuado es utilizar los antibióticos únicamente cuando resultan imprescindibles.

Existen alimentos y plantas con propiedades antibióticas suaves que no perjudican el sistema inmunitario, sino que lo ayudan. Estos productos naturales favorecen el control de los microorganismos patógenos (bacterias, virus y hongos) sin perjudicar a las bacterias beneficiosas. Son recomendables en caso de enfermedad y sobre todo como estrategia preventiva. Quizá no eviten todos los resfriados e infecciones, pero reducen el riesgo de complicaciones, acortan la duración del trastorno y alivian la sintomatología.

 1  Frutas cítricas

Cada día es necesario ingerir diariamente un mínimo de 60 mg de vitamina C, dosis que se obtiene, por ejemplo, de una naranja, un kiwi, un mango, un pimiento rojo crudo, tres mandarinas o media guayaba.

 2  Nuez de Brasil

El selenio es capaz de aumentar la producción de glóbulos blancos, que participan en la defensa contra los virus. El alimento más rico en selenio es la nuez de Brasil, pero los 70 mcg diarios necesarios se pueden obtener con una ración de pescado o incluyendo en la dieta huevos, cereales integrales, carnes y productos lácteos.

 3  Semillas de calabaza

Son muy intersantes porque aportan zinc, que posee una actividad antivírica directa. Para garantizarse los 15 mg necesarios es una buena idea comer diariamente un puñado de semillas de calabaza, un trocito de queso curado y pan integral. Además se encuentra en frutos secos, mariscos, legumbres, arroces integrales, carnes, pescados, huevos y productos lácteos.

 4  Cebollas y ajos

Los compuestos azufrados presentes en cebollas y ajos son los elementos clave para su uso como antibióticos, con propiedades demostradas en laboratorio. Ambos se han utilizado tradicionalmente para combatir los efectos de los resfriados y la gripe. El ajo está indicado en la prevención y tratamiento de las infecciones por hongos y virus (contra los que los antibióticos farmacéuticos no pueden hacer nada, por cierto).

Te puede interesar: [ Las virtudes terapéuticas del ajo ]

 5  Miel

La miel se usa como un tratamiento antibacteriano mucho antes de que se desarrollaron los antibióticos sintéticos. Las culturas de todo el mundo recogen la utilidad de la miel en el tratamiento de las heridas. Después de décadas de olvido, en los últimos años se han publicado estudios sobre la miel como mejor opción en el cuidado de las heridas. Por otra parte, en la medicina china se emplea en el tratamiento de afecciones digestivas como úlceras estomacales y de duodeno.

Te puede interesar: [ Los sanos beneficios de la colmena ]

 6  Col

El jugo de la col es un remedio tradicional en centroeuropa contra las úlceras estomacales. Antes de someterse a un tratamiento antibiótico se puede probar un tratamiento natural: consiste en beber medio vaso de jugo de col fresca, 2 o 3 veces al día , entre las comidas, durante dos semanas. Además se recomienda acompañar cada jugo con media cucharadita de miel ecológica, dejando que se deshaga en la boca antes de tragarla. Por otra parte, por vía externa, se pueden aplicar las hojas de col sobre los senos apra aliviar la inflamación de las mastitis.

 7  Alimentos fermentados

Actualmente incluso los médicos que recetan un antibiótico suelen recomendan que se consuma un alimento probiótico para favorecer la regeneración de la flora beneficiosa. Por ejemplo, yogur, kéfir y hortalizas fermentadas (como la chucrut o sauerkraut). Uno o dos yogures diarios son suficientes para incrementar la eficacia de las defensas.

 8 a 30  Plantas aromáticas y especias

No sólo aportan aromas incomparables, sino que la mayoría poseen propiedades antibióticas y antioxidantes. Cada día se debieran consumir al menos un par de las siguientes hierbas y semillas:

Pimienta de Jamaica

Tomillo

Menta

Albahaca

Salvia

Romero

Melisa

Orégano  Te puede interesar: [ Aceite esencial de orégano, potente antibacteriano ]

Comino

Estragón

Clavo

Laurel

Mejorana

Cilantro

Eneldo

Nuez moscada

Cardamomo

Pimienta

Jengibre

Anís

Hinojo

Mostaza

Perejil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s